La ley catalana ratifica las bicicletas eléctricas

La apuesta del gobierno catalán por los medios de transportes alternativos y ecológicamente responsables como las bicicletas eléctricas ha sido constado por la ley que ratifica el uso de las bicicletas eléctricas en Barcelona.

Hay que recordar, que durante el año pasado se vendieron un total de 17.656 bicicletas eléctricas, un 77% más que en 2013. Estos datos muestran una tendencia al alza que, de seguir así, hará que nos acerquemos a niveles europeos. Por ejemplo, en Alemania tan sólo durante el año pasado se vendieron 480.000 unidades.

“En los países europeos, con mucha tradición de emplear la bicicleta como medio de transporte cotidiano, se han empezado a vender una gran cantidad de bicicletas eléctricas debido a las comodidades que este vehículo oferta ya que no requiere de la realización de ejercicio constante y brinda pedaleo asistido cuando se necesita” ha explicado Alejandra Ortiz, investigadora en movilidad urbana europea.

En este sentido, el Ayuntamiento de Barcelona ha sido uno de los pioneros en instalar parques de alquiler y carriles bici tanto para las bicicletas tradicionales como para las bicicletas eléctricas Barcelona.

“Queremos que las ciudades catalanas reduzcan su contaminación y eso sólo podemos hacerlo si apoyamos los medios de transporte ecológicos como las bicicletas eléctricas. Por ello, hemos mejorado nuestros carriles acondicionados para este tipo de vehículos y hemos insertado bicicletas eléctricas en nuestro sistema de alquiler de bicicletas público, para que los usuarios tengan un mayor acceso a ellas y puedan probar y disfrutar de todas sus ventajas” ha declarado Mónica Delgado, consejera del área de medio ambiente del Ayuntamiento de Barcelona.

De acuerdo con la ley catalana, las bicicletas eléctricas se pueden emplear del mismo modo  que una bicicleta tradicional: por la acera, carril bici, parques, zonas peatonales, urbanizaciones, calles, caminos…

Además, sus usuarios no requieren llevar casco (aunque es recomendable por cuestiones de seguridad física), ni contratar seguro así como tampoco es necesario sacarse ningún tipo de permiso de conducir especial.

Este tipo de leyes hacen que sea mucho más sencillo conducir bicicletas eléctricas en el entorno urbano y facilitan su expansión como medio de transporte cotidiano al no tener que sortear dificultades para conducirlas, sino todo lo contrario, el gobierno catalán se encarga de impulsar el crecimiento del uso de las bicicletas eléctricas a través de su ley favorable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *