Lo más nuevo en el mundo de los anticuarios

Un amigo, quien conoce a un anticuario en barcelona y gusta de ir por las casas de antigüedades a ver objetos y artículos de colección, me contó que el pasado año más de 40 piezas fueron robadas del Museo de Arte del Este Asiático en Bath, en Inglaterra. Según dijeron los medios, cuatro hombres con máscaras irrumpieron en las dependencias del museo y robaron antigüedades chinas de mucho valor.

Entre los objetos desaparecidos se incluyen piezas de jade, cerámica y oro. La pieza más antigua era un espejo de bronce estañado que data de la dinastía Tang (618-907), una pieza que burló el paso del tiempo.

Sucesos como estos no son raros que ocurran a pesar de la seguridad que puede tener el museo. Y es que cada vez más personas se dedican al contrabando de obras de arte y acuden al robo para encontrar su mercancía. Es una pena que esto suceda, pues en el museo todos tenemos acceso a contemplar estas piezas de valor histórico, cultural y patrimonial. Las casas de anticuarios también son como una especie de museo, por lo que allí encontramos también un lugar donde deleitarnos.