Permiso de paternidad en España

Si para algunas personas ya las mujeres lograron conquistar toda la equidad posible, para otras aún existe una larga brecha de desigualdad.

Si bien las mujeres a lo largo de la historia han ido ganando espacio en distintas esferas de la vida, lo cierto es que esas victorias no han sido suficiente. Sí, se ha avanzado, pero aún queda mucho por hacer, plantean colectivos feministas.

Según estos grupos, integrados en su mayoría por mujeres, el ámbito laboral es uno de esos espacios que todavía no se ofrece de lleno a las profesionales. Tener éxito en la vida laboral y cumplir con los roles asignados tradicionalmente es un problema que les impide a las mujeres realizarse.

Y es que existen muchos obstáculos en el camino. La maternidad es una de las razones que hace que la vida laboral de las mujeres pase a un segundo plano. Mientras que para los hombres la paternidad no cambia mucho el panorama, a las mujeres les da un gran vuelco en sus vidas.

Por eso se han buscado alternativas que propicien la justa repartición de las tareas de forma tal que las mujeres no se vean obligadas a renunciar a su éxito a causa de la maternidad.

Una de las soluciones que se propusieron para lograr este fin fue la instauración de un permiso de paternidad, que se aprobó en el año 2005. Pero esta medida no se ha mantenido estática desde entonces, sino que se ha readecuado a partir de las exigencias de las personas.

Se trata de un permiso cuya distinción radica en que el padre recibe un permiso de la Seguridad Social que se agrega a los días de permiso sin suspensión de contrato que ya existían en el país.

El trabajador tiene derecho a solicitar el cese de contrato por trece días seguidos, días que se amplían por cada hijo.

No obstante, la máxima exigencia consiste en ampliar la cantidad de días que permite el documento. Esto se viene postergando desde hace tiempo y al parecer no acaba de cuajar. Siempre que se pongan este tipo de limitaciones a las mujeres profesionales las brechas de género seguirán prevaleciendo en nuestra sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *