Tipos de comerciales que existen actualmente

De acuerdo con diversos estudios, los comerciales de hoy en día se pueden clasificar en cuatro grupos, en función de sus aptitudes y actitudes:

  • Consultor – Son los mejores comerciales porque consiguen cumplir con sus objetivos de ventas al mismo tiempo que fomentan las relaciones con el cliente, procurando siempre, antes, después y durante la venta, que esté complacido con el trato y producto recibido.

“Un claro ejemplo de esta clase de vendedores son los comerciales de Grupo Planeta, que cuentan con un gran prestigio en nuestro país porque son capaces de convencer a cualquier de que adquiera sus productos y siempre están pendientes de satisfacer sus necesidades” concluye el experto.

{comillas-reemplazar}master

  • Toma pedidos – Este tipo de comerciales son los que menos resultados ofrecen porque se dedican únicamente a apuntar los pedidos que les realiza el cliente, sin llevar a cabo ningún tipo de labor comercial propiamente dicha, ya que no intentan incrementar el volumen de compras o fidelizar al cliente brindándole incentivos.

“Este es el típico comercial que simplemente recibe las llamadas de las personas interesadas y les proporciona lo que buscan, sin poner en marcha estrategias de ventas” explica Víctor Vilar, experto en el sector comercial.

 

  • Concesdiente – En este caso, el comercial se caracteriza por no poder decirle que “no” nunca a los clientes. Es decir, acaba atendiendo y satisfaciendo sus necesidades en demasía. Incluso, en ocasiones puede acabar aceptando peticiones que sabe de antemano que no podrá cumplir, lo que genera una imagen desfavorable.

“Con estos comerciales, el cliente hace lo que quiere. Digamos que es demasiado bueno y que está dispuesto a ceder lo que haga falta para conseguir una venta” sostiene el especialista.

 

  • Agresivo – Es el comercial que se pasa el día buscando nuevos clientes y emplea todas las técnicas que están a su alcance para lograrlo. Sin embargo, se olvida de la fidelización, de manera que únicamente consigue ventas con nuevos compradores pero no fomenta una relación duradera con ellos. Además, suele ignorar sus peticiones después de que ya hayan adquirido su producto y/o servicio.

“Estos vendedores acaban afectando a la reputación de la empresa porque, por muchos clientes nuevos que obtenga, descuida a los que ya tiene y esto crea muy mala publicidad” aclara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *